Cuando éramos amigos

– Quedamos en Kadıköy el domingo por la tarde a tomar unos churros (sí , en Estambul) y despedirnos por última vez.

El sábado ha sido intenso y no sé cuántas veces nos hemos tomado “la última”.

Distinto escenario, distinta gente pero misma situación. En Madrid, en Las Palmas de Gran Canaria, en Luanda, en Copenhague… Ya hemos hablado de la vida como expatriados, emigrantes, ciudadanos del mundo o como quieras llamarla. Nos encanta, nos hace felices y por ahora no nos planteamos asentarnos en un lugar concreto.

Pero si a una cosa nos cuesta mucho acostumbrarnos es a las despedidas. Las nuestras y las de muchos amigos que hemos hecho en estos años, da igual cuantas sean. Uno siente que aunque hayan sido solo unos meses con esta persona, han sido muy intensos. Si algo caracteriza las relaciones sociales cuando uno vive lejos de su país, al menos desde nuestra experiencia, es lo intensas que son. Parece que la distancia con los tuyos, los de siempre, hace que te apoyes y te abras más a los que te rodean y que están en la misma situación que tú y que sienten la misma morriña de vez en cuando.

friends2

Luego pasan los meses o los años, y tu vida sigue en esa u otra ciudad y el proceso se repite, nueva gente, nuevos amigos, despedidas de nuevo. Y los que se fueron, de vez en cuando los contactas por las redes sociales para saber cómo les va por Uganda, México, Inglaterra… Algunas de esas amistades serán puntuales y te dejarán un buen recuerdo y otras duraran muchos años.

De vez en cuando, no tanto como nuestras madres quisieran, vuelves a casa y quedas con los tuyos y aunque hace meses que casi no has hablado con ellos y que las cosas cambian y las personas más, algo sigue igual, vuestra amistad. Te juntas a tomar unas cervezas y a ponerte al día y les hablas de tu nuevo grupo de colegas en Estambul y los viajes que has hecho por la región. Y te paras a pensar y cada vez tienes más amigos repartidos por medio mundo y que de una manera u otra los echas de menos a todos.

friends

De vez en cuando tienes la oportunidad de organizar un reencuentro con esos amigos en un lugar distinto al que los conociste. Desde Luanda a Estambul, desde Estambul a Madrid o vuelves a pasar por Copenhague. Y los juntas con tus amigos de siempre o con los de ahora y todo encaja, parece que se conocen después de tantas “batallitas” que les has contado a los unos de los otros y viceversa. Y que aunque haya sido una relación de pocos meses conviviendo en el mismo lugar, te haces consciente que durará en la distancia. Y es que casi podrías dar la vuelta al mundo visitándolos. Y esa es una sensación increíble. La de la Amistad digo!

cuando
Si te gusto, Pinealo!

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s