Chipre (I)

Julio 2016

Otro punto en el mapa, otra isla más, otro lugar que además de paisajes inigualables tiene algo más que ofrecer: su convulsa historia. Así fue la Chipre que nos encontramos… (julio 2016)

chipre4

Miramos un poco atrás

A lo largo de su historia, la isla de Chipre ha sido conquistada por múltiples sociedades: venecianos, romanos, griegos, persas, otomanos… y finalmente británicos de los que obtuvieron su independencia en 1960.

Por entonces, la población se dividía mayoritariamente entre greco-chipriotas, turco-chipriotas y anglo-chipriotas unidos y avenidos por todo el territorio. Sin embargo, en 1974, Turquía inicia una invasión militar tras un golpe de estado propulsado por Grecia. En aquel momento surge la disputa, las separaciones y lo que aún hoy es una isla dividida y en conflicto no-bélico. Familias greco-chipriotas instaladas en el norte tuvieron que huir hacia el sur, lo mismo ocurrió con las turco-chipriotas que huyeron al norte. La intervención de Naciones Unidas paró el avance y los bombardeos y se estableció la Línea Verde. Una línea que garantiza la seguridad de ambas zonas: la turco-chipriota en el norte y la greco-chipriota en el sur.

Y así, en 1983 se proclama la República Turca del Norte de Chipre reconocida tan sólo por Turquía. Por su lado, la República de Chipre sigue su curso y entra en la Unión Europea en 2004.

Según aquellos con los que hablamos, que residen tanto en el norte como en el sur, nunca hubo problemas entre ellos y pese a que profesaban religiones distintas todos eran vecinos. Después de tantos años, sin embargo, el dolor de la huida y de las posteriores decisiones políticas, tanto de la isla como de las autodenominadas madres-patria (Grecia y Turquía) han influido negativamente en las relaciones entre ambos. Actualmente siguen haciendose intentos de reunificación de la isla que terminen con esta lucha, a nuestro parecer, de otros en territorio ajeno.

Lefkosia o Nicosia

Aterrizamos tarde en Lefkosia, llamada así por los chipriotas, y nos dirigimos a lo que sería nuestro refugio en la capital. Estamos en la zona norte, y es que Lefkosia, o Nicosia como la denominaron los británicos, es la última ciudad dividida por un “muro”. En el barrio antiguo se congregan trotamundos, modernos, hippies y jóvenes de lo más variopinto. Nos reunimos en el Hoi Polloi con nuestro anfitrion Dimitri y unos cuantos trotamundos que decidieron asentarse allí, en la zona norte. Noche de historias, de compartir aventuras, como tanto nos gusta, de saber si perciben cambios, si la gente quiere esos cambios, si realmente es tan diferente el norte del sur…

Karpaz: burros campando a sus anchas

Pero no paramos en la ciudad, ya lo haríamos más adelante. Nos dirigimos a la península Karpaz (o Karpazia), la zona noreste de la isla con una zona protegida. Bordeamos la costa norte de la isla y quisimos parar unas cuantas veces para disfrutar de la playa. La playa de Golden Beach nos la recomendaron todos aquellos con los que hablabamos y allí pasamos dos días con sus dos noches, acampando en los líndes de la playa. Golden Beach es una playa de varios kilómetros con unos bungalows y nada más; rocas en ambos extremos una inmensa duna que no lo es rodeada de vegetación. Por la noche redescubres el cielo, ese que en las ciudades no se aprecia, cargado de estrellas.

A pocos kilómetros de allí se encuentra la Gold Beach (confuso, ¿no?), esta playa también tiene unos bungalows pero además un restaurante con vistas a la playa, más pequeña que la anterior y también con menos oleaje. Perfecta para comer, como hicimos, un pulpo a la plancha y unos calamares (además las raciones son bastante generosas). Si continúas hasta el final de la península, encontrarás una zona protegida llena de burros que alegremente frenarán tu coche en busca de comida y caricias, también el Monasterio del Apóstol Andrés que actualente esta siendo renovado y unas cuantas calas más donde poder disfrutar del sol, el mar y la arena.

Cruzar la frontera

Seguimos la ruta hacia el sur para cruzar la frontera así que paramos en Famagusta (o Gazimağusa) con intención de reponer fuerzas antes de seguir el viaje. Sin embargo, esta ciudad nos sorprendió. Podrás ver la Catedral de San Nicolás, convertida en mezquita, y a pocos metros la iglesia de San Jorge de los Latinos.

Sabíamos que teníamos que comprar un seguro en la frontera al haber alquilado un coche en el norte, lo que no sabíamos es que además teníamos que tener el “tax road” (un impuesto de circulación o carretera) para cruzar al sur; y sobre todo, que ese documento sólo se conseguía en Lefkosia y la oficina solo abre hasta las 2 de la tarde. Así que, después de llegar a Lárnaca, tuvimos que volvernos a Lefkosia y hacer una noche mas allí para que todo estuviera en regla, y a destacar la satisfacción que se llevó el policía greco-chipriota al decir que por haber cruzado la frontera habíamos cometido un delito. Eso sí, al día siguiente apenas tardamos 5 minutos en tenerlo todo y en menos de una hora estabamos de nuevo en Lárnaca.

Como teníamos que esperar hasta el día siguiente en Lefkosia, decidimos ver que era eso de la Línea Verde. Imagina una calle comercial peatonal de cualquier ciudad. Ahora imagina que en mitad de esa calle, o más bien al principio de uno de sus extremos, hay una caseta de control de pasaportes y 20 metros más allá otra de un país distinto. El absurdo de los absurdos. Prohibido hacer fotos a esa zona sensible, calles valladas, enrejadas y con policías o militares cerciorándose de que no se hacen fotos o se saltan las normas. Comprueban tus compras cuando cruzas del sur al norte pero no al revés. Poco hay que ver en la ciudad salvo la zona amurallada en la que se encuentra la calle Ledra, ese curioso paso fronterizo.

chipre21
Büyük Han en la zona centro del norte de Nicosia

Bucear en el sureste

Tras nuestra pequeña odisea fronteriza llegamos temprano a Lárnaca. Allí nos esperaban unas amigas Isa y Eirini de Aqua Dream, una escuela de buceo con una reputación insuperable. Con ellas nos dirigimos a Protaras, primero a bucear a Green Bay y después cerca de Cabo Greco.

En Green Bay el buceo y el snorkeling es sencillo, nada más entrar te encuentras la Fish Rock, donde los peces van a tu encuentro y te rodean;  y a unos metros de profundidad llegas hasta unas estatuas  donde sigues disfrutando de los cientos de peces y las aguas cristalinas.

Cerca de Cabo Greco están las Cuevas Marinas, aquí iniciamos nuestra segunda inmersión, mucho más compleja que el primero atravesando hasta tres cuevas y como sorpresa final para volver a la superficie debemos atravesar un agujero en el techo de la cueva, increible!.

UvcRXo

Una vez que acababos el buceo fuimos a ver el expectacular Cabo Greco, un mini-acantilado de unos 10 metros de altura, lleno de cuevas y desde donde muchos saltan pese a que sólo hay unos 4 metros de profundidad. Toda esa zona es Agia Napa, una zona tremendamente turística, llena de fiesta y de actividades, pero no es lo que buscabamos.

De vuelta en Lárnaca visitamos la Iglesia de San Lázaro, donde residen los huesos de aquel hombre al que dijeron “Levántate y anda”, y la playa. No es una playa bonita, pero poder disfrutar de la buena compañía y de un helado por la noche en ella se agradece.

chipre38

El viaje continúa pero para eso tendrás que esperar; ya vés, esto es Chipre (I).

Todas las fotos y vídeos de Chipre en la Galería y más sobre el país en nuestra sección de Chipre.

A lo largo de nuestro recorrido por la isla pudimos ver playas que apenas reciben visitantes y que tampoco reciben cuidados así que encontramos muchos restos de basura. Turistas o locales que dejan basura tras su marcha pero también restos que trae la marea de barcos y probablemente de otras costas cercanas. La belleza de la isla es inmensa pero nuestros residuos terminarán dañándola, tanto a la costa como a la fauna marina, debemos ser conscientes de que los recursos que tenemos debemos cuidarlos.

-Si te gustó, Pinéalo!-

cypruspart-i1-1

3 comments

  1. […] Una última noche en Lefkosia, puesto que nuestro vuelo salía desde el aeropuerto en la zona norte. Repetimos bar, amigos y conversaciones; aunque esta vez también se incluía la del golpe, la de la incertidumbre de cómo estaba el país, qué había pasado… […]

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s