Tasos: tranquilidad y aguas cristalinas

Junio 2016

Imagina que te encuentras con un par de días festivos que, sumados al fin de semana se convierten en cuatro; ¿qué haces? Nosotros, como no podía ser de otra manera, planeamos un viaje fugaz y sobre la marcha a cualquier lugar. En este caso, ese lugar es Tasos, una pequeña isla Griega en el Mar Egeo.

Llegar a Tasos

Buscamos y rebuscamos la forma más económica (tanto en dinero como en tiempo) y cómoda posible para llegar a Tasos desde Estambul, bueno a Kavala donde montaríamos en ferry hasta la isla. Había varias opciones: avión Estambul-Atenas, Atenas-Kavala vs. guagua (autobús) Estambul-Kavala. Con la primera opción el precio se incrementaba bastante, y pese a que la segunda suponía un viaje nocturno por carretera todas las referencias con Kamil Koç y su hermana griega Crazy Holidays eran positivas así que nos decidimos por esta opción.

El transporte era cómodo y además te ofrecían agua y alguna chocolatina para el camino. Teóricamente eran 9 horas de viaje, sin embargo el trámite entre aduanas fue bastante caótico y terminaron siendo casi 12, que se compensaron con una vuelta de apenas 7 horas. Así que para cuando llegamos a Kavala habíamos perdido el primer ferry.

Kalimera Tasos

El último tramo en ferry ya presagiaba la llegada a un paraíso. Tasos es una pequeña isla enclavada en el Egeo con apenas 13.770 habitantes y una superficie de 380km² y nuestro objetivo era recorrerla, así que alquilamos un coche con Potos Car Rental y empezamos.

Siguiendo la ruta hacia el norte encontramos la Playa de Rachoni (o Rachoniou) un estrecho espacio de arena rodeada por una frondosa franja de pinos, posteriormente nos daríamos cuenta que esta frondosidad se da en toda la isla; y comprobamos el carácter isleño de los locales: amables, sonrientes y dispuestos a hacerte sonreir.

Seguimos hacia la capital de la isla, al noreste, llamada Tasos o Limena, con mucha más vida, un puerto muy pintoresco y aún así se mantenía la tranquilidad que encontraríamos alrededor de la isla. Pero necesitábamos llegar al lugar donde pasaríamos la noche: Golden Beach. Acampamos en lo que es un camping muy familiar a pie de playa; una playa de aguas cristalinas, arena blanca y kilómetros que recorrer. Y por fin el primer baño en aguas griegas.

Pero queríamos seguir y ver con nuestros propios ojos esas maravillosas playas que habíamos encontrado en la red, como por ejemplo Salaria (o Playa de Mármol). Esta playa es preciosa. Cubierta de finas piedras de mármol blanco que hacen que el agua sea aún más clara, pero es una de las Top 10; así que pese a su difícil acceso está llena, el bar tiene la música a todo volumen y no se respira la tranquilidad esperada. Probablemente si llegas a primera hora la tendrás sólo para ti.

thassos5
Playa de Salaria o de Mármol

Y como esto nos resultaba incómodo decidimos seguir en nuestra ruta por la costa hasta la Playa Paraíso, su nombre ya indicaba que algo bueno se avecinaba. Y efectivamente, aunque había mucha gente en la playa, el ambiente era mucho más tranquilo, la playa era más espaciosa y podías disfrutar de tu espacio personal sin temer acabar tocando a alguien desconocido. Y empezamos nuestra ansiada ruta gastronómica por la isla también, mucho pescado fresco y marisco. En la parte izquierda de la playa, junto a las rocas se establecía la zona nudista. El cielo se oscurecía, caía la noche, así que tocaba llegar a nuestra nueva morada, el camping de Pefkari en la zona suroeste de la isla. Otro camping, tan familiar y cercano a la playa como el primero pero con mejores instalaciones.

Madrugamos a propósito, y es que preveíamos que nuestra siguiente parada lo requería. Giola es una piscina natural cerca de la playa de Aliki. Con una caminata de 3km por tierra, la primera impresión fue: “¿En serio? Esto no se parece a las fotos” Y es que si bien seguimos recomendando ir a primera hora, lo mejor es hacerlo cuando la marea esté bajando y el agua de la piscina esté renovada. Cuando llegamos la marea estaba baja desde hacía muchas horas y el agua en principio parecía sucia aunque no lo estaba. Una vez que estabas dentro se veía la claridad del agua pero desde fuera… Nos costó bastante decidirnos, pero fuimos los primeros en tocar el agua, saltar y hacer un poco el cabra. Poco a poco los turistas fueron llegando y los barcos acercándose, así que decidimos marchar y dejar que otros disfrutaran de Giola como lo habíamos hecho nosotros.

Llegamos a Thymonias, otra playa tranquila, de pequeñas piedras y aguas cristalinas donde reposamos otro tanto y nos dirigimos a las dos últimas playas del día: Arsanas y Livadi. La primera es una pequeña cala impresionante que tiene el mismo problema que Salaria: demasiada gente, demasiado ruido. La segunda, a la que se puede llegar nadando desde Arsanas, no tiene nada que ofrecerte (ni bar, ni hamacas, ni sombrilla) y es la tranquilidad absoluta. Mantiene el agua cristalina, la playa de piedras pero por encima de todo la sensación de soledad y quietud. En el camino de vuelta al camping paramos a ver el Monasterio del Arcángel Miguel, situado en el borde de un acantilado.

Nuestra última jornada empezaba tarde después de haber disfrutado de la Playa de Pefkari, visitar un poco la ciudad de Potos. Llegamos a la playa de Trypiti igual de tranquila que las anteriores y comimos en la playa Stelakis, aparentemente uno de los mejores restaurantes de la zona (volvimos a comer pescado que era lo que pedía el cuerpo) y terminamos el día en la Playa de Kalirachi, donde las vistas no eran tan impresionantes pero volvía a reinar la tranquilidad y la comodidad; ahora nos quedaba el ferry de vuelta a Kavala, otras 7 horas por carretera y 30 minutos bajo tierra, en metro, hasta llegar a casa.

¿Repetiríamos el viaje pese a las horas de carretera? Por supuesto. Nos quedaron muchas cosas que ver, no pisamos nada que no fuera playa, y Tasos tiene ruinas griegas y macedonias, el monasterio y por supuesto la zona centro de la isla con una cordillera que supera los 1.000m de altitud en 5 puntos.

Costes aproximados (junio 2016):

Guagua (autobús) Estambul-Kavala alrededor de 30€/persona

Ferry Kavala-Tasos 5€/persona

Alquiler de coche 4 días 112€

Camping 2 personas 15€/día

Comidas para 2 personas 30€ aproximadamente

 

El alquiler de coches prohibía el acceso a zonas sin asfaltar donde se encontraban la mayoría de las playas que queríamos disfrutar: Salaria, Giola y Playa Paraíso, pero tienen acceso a pie.

La señalización por carretera en la isla no es muy buena sí que es posible que te pases más de una salida hacia las playas que buscas.

-Si te gustó, Pinéalo!-

tasos-tranquilidad-y-aguas-cristalinas

 

 

 

2 comments

  1. […] el norte de Malaui también nos llevó a Zambia y a conocer más del país; y en Turquía fuimos a Grecia, Chipre o Irán. Ahora que vivimos en Panamá hemos viajado por el país y queremos visitar algunos […]

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s