5 playas, 1 ciudad: Las Palmas de Gran Canaria

Mayo 2016

Las islas Canarias están ancladas en el Atlántico, más cercanas a la costa africana, forman parte España. Ocho son las islas que la conforman, Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote, La Graciosa, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro; y cada una es singular y tiene su propio encanto. Parte de nuestro hogar está en las islas, ya que Sara nació y creció allí. De las islas podríamos hablar largo y tendido pero hoy sólo vamos a centrarnos en las playas de la capital de Gran Canaria: Las Palmas de Gran Canaria, un nombre largo y una ciudad inmensa.

La ciudad tiene alrededor de 400.000 habitantes y mezcla modernidad y tradición en muchos aspectos. En los últimos tiempos, la ciudad ha cambiado habilitando zonas para practicar deporte al aire libre, carriles bici que recorren la ciudad y en definitiva espacios que potencian la ciudad a lo largo de todo el año ya que la temperatura media anual es de unos 20º (invierno y verano); pero como decía hoy toca hablar de playa. Y es que esta ciudad mediana consta de 5 (algunos dirán 4) playas bien diferenciadas que hacen de ella un lujo incomparable.

1. La Cícer

Pronunciada Síser por los isleños (aquí no se pronuncian ni la c ni la z marcadas tanto en el resto del territorio), no es ni la principal ni la visitada, pero si nuestro comienzo. Esta playa se encuentra junto al Auditorio Alfredo Kraus, autóctono de la capital y considerado uno de los mejores tenores ligeros del siglo XXI. En este auditorio se celbran todo tipo de conciertos además del Festival Internacional de Cine de Las Palmas. A su alrededor encontrarás espacios dedicados al deporte y encontrarás a muchos practicándolo.

La arena de esta playa es más oscura, aunque cambia sus matices de un día para otro. Aunque siempre encontrarás familias, ésta es la playa donde más aficionados a los deportes de agua habrá. Y es que el oleaje permite a los amantes del surf y del bodyboard 365 días al año y en plena ciudad un espacio irrepetible; pero además si quieres aprender también hay escuelas a lo largo de todo el año que enseñan a niños y a adultos estos deportes. Los diques que acotan esta playa permiten a otros pescar, tomar el sol en las rocas y estar más aislados del bullicio. Muy atentos a los colores de las banderas que indican el estado de la mar, especialmente durante las famosas “Mareas del Pino” que, coincidiendo con la patrona de la isla, es la época del año con mayor oleaje y corriente.

2. Las Canteras

La joya de la corona de todas las playas. Con más de tres de kilómetros de arena dorada, esta playa capitalina tiene además La Barra, un arrecife calcáreo de más de 100000 años de antigüedad y alberga gran variedad de fauna y flora marina. La Barra se encuentra a unos 200m de la orilla, por lo que es muy habitual llegar a nado a ella cuando la marea está baja y en el camino disfrutar del fondo marino (espacio protegido) e incluso dar un paseo por dicho arrecife. Este arrecife protege la playa de grandes oleajes haciendo de rompeolas natural, por ello es más familiar.

Pero además cuenta con múltiples reconocimientos nacionales e internacionales y de cuidados del medio ambiente, además de (un año más) la Bandera Azul y espacios adaptados para personas con movilidad reducida, y una avenida llena de restaurantes, tiendas y heladerías.

No hay capitalino que no haya pasado gran parte de su infancia en estas playas, y no sólo en verano. Recuerdo un 31 de diciembre que, siendo pequeños, estuvimos en esta playa jugando en el agua hasta las 9 de la noche. Mi madre no lograba sacarnos del agua, pero teníamos que prepararnos para partir el año y comernos las consabidas uvas. O las veces que nos acercábamos a la zona de Playa Chica en la misma playa a  coger pececitos con las manos entre las rocas, haciendo una parada del diario paseo con mi madre a orillas del mar.

3. El Confital

Como mencionamos arriba, en la ciudad se han habilitado muchas zonas. Una de ellas, la más significativa con respecto a las playas, es probablemente la de El Confital. Esta playa mayoritariamente de piedra, tiene un acceso por la montaña para llegar a pie y otro sin asfaltar para los vehículos.

Pese a ser una playa de piedra donde hay mucho oleaje, la primera zona de la playa, la más cerrada es un espacio perfecto para acudir con la familia. Con la playa de Las Canteras y el Auditorio Alfredo Kraus de fondo, es una playa más tranquila que permite el acceso de perros. A medida que nos alejamos y se abre el espacio, encontramos más surferos y amantes de los deportes de agua.

Pero además se ha convertido en un epacio para hacer deporte (caminar, correr, montar en bicicleta) excelente. Pero no creas que el camino se acaba una vez terminan los tablones de madera que forman la avenida. Sigue caminando, da la vuelta a La Isleta y verás como cambia el paisaje. La montaña se viste de colores rojos y verdes y la playa mezcla arena más rojiza y roca volcánica negra haciendo del paisaje una delicia. Acércate al mar, con cuidado, y verás a más surfistas y a pescadores, observa bien las rocas y encontrarás cangrejos de distintos colores y tamaños.

4. Las Alcaravaneras

Situada tras Las Canteras y junto al Muelle Deportivo encontramos esta playa de 1 kilómetro de extensión. Esta playa es también muy familiar ya que está acotada por el puerto reduciendo así la probabilidad de gran oleaje, aunque también más ruidosa porque la carretera está justo tras su avenida.

Aquí también encontrarás deportes que practicar como la vela, la piragua o el voleibol, un parque infantil y balneario (abierto sólo en los meses de verano). El acceso más fácil será en transporte público o en bicicleta con parking para las mismas.

5. La Laja

En los lindes de la ciudad se encuentra la playa de La Laja dividida en dos partes: la zona de arena gris y las piscinas en la zona rocosa. Situada bajo la autopista que conduce a la zona sur de la isla, se caracteriza por su oleaje, aunque son muchas las familias que se decantan por esta playa por ser menos frecuentada. Amantes de los deportes acuáticos son habituales en la zona.

Las piscinas naturales favorecen el baño a familias y son fuente de aventuras para los más pequeños. Con la marea baja, además de permitirte un baño seguro, permite indagar en la fauna que se esconde junto a las rocas. La última vez que estuve, los niños admiraban los cangrejos que capturaban, y que posteriormente devolvían al mar, y festejaban cada pez que veían e intantaban atrapar.

Ya ves que en esta ciudad podrás encontrar la playa más acertada para ti y tus necesidades. Como decíamos antes, gracias al carril bici y con las bicicletas públicas puedes pasar de una playa a otra, no será sin esfuerzo, pero desde luego no habrá impedimentos. Y salvando la playa de La Laja, os dejamos un pequeño recorrido por las playas de esta magnífica ciudad, incluído el efecto del cambio de tiempo de forma radical en un mismo día.

Todas las fotos y vídeos de España están en la Galería también puedes recorrer otros rincones del país desde nuestra sección de España

-Si te gustó no te olvides de Pinearlo-

5

4 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s