Manual del buen turco

Todos los países, todas las regiones, todas las culturas tienen algo idiosincrático, algo característico sin tener necesariamente connotaciones negativas. Cuando vives como un expatriado adquieres algunas de estas características y otras simplemente no las entiendes o no te gustan; al fin y al cabo son cuestiones personales. Ahora mismo vivimos en Estambul y con el paso de los meses nos hemos ido dando cuenta de estas particularidades turcas. Así que un pequeño resumen, esperamos que nadie se sienta ofendido/a ya que nunca es nuestra intención.

Atatürk

Este oficial del ejército turco es ante todo el fundador de la República de Turquía y Padre de todos los turcos. Este es un país patriota ante todo y su fundador es un ídolo de masas. En más de una casa encontrarás su retrato como encontrarías la foto de un familiar, pero no creas que un familiar lejano… Algunos entienden que es literalmente el padre de todos los turcos. Si bien esto puede parecer excéntrico y poco usual (al menos en España no tenemos una figura equiparable) lo cierto es que el respeto que a día de hoy siguen teniéndole es encomiable.

Turquia-Ataturk

Amor por los gatos

Dicen que la veneración y el cuidado de los turcos hacia estos felinos se debe a que uno de ellos salvó la vida a un sultán. Los gatos están en todas partes, en cafeterías, estaciones de metro, en el gimnasio… ¡Y nadie osa echarlos de allí! Se encargan de alimentarlos bien (alguno tiene ya tamaño de tigre en lugar de pequeño felino) y de cuidarlos. Puedes ir caminando por la calle en la multitud y de repente alguien que va por delante se para en seco para acariciar a un minino, NADIE se quejara del asunto. Es un placer ver el buen trato a los animales.

 

Todos los amantes del café conocen el café turco, cuentan que el acceso a ese café se complicó durante las guerras mundiales y los turcos empezaron a sustituirlo por té. Ahora está en todos lados, en restaurantes y tiendas, lo venden por la calle y da igual si la terraza donde están no tienen té, alguna de alrededor se encargará de traerlo.

Turquia-Tea

El uso del claxon

Una obsesión más ruidosa es el uso del claxon para todo. Normalmente el tráfico es difícil de sortear y acaba en embotellamientos y atascos, todo se soluciona tocando el claxon. Si sólo fuera esto tampoco estaría mal, pero es que los taxistas en cuanto te ven caminando (y no hace falta que sea en la zona turística o tengas pinta de viajero/a) lo harán sonar por si quisieras que te llevasen, ¿como si te hubieses olvidado de pedir uno? El otro día uno se nos paró justo frente a nosotros y eso que solo queríamos cruzar la calle…

No dejar salir antes de entrar

Las rutinas en los transportes públicos suelen ser distintas allá donde vas. Aquí lo habitual es que vaya lleno y que en cada parada haya una pequeña batalla por salir y entrar. En la guagua (autobús) o en el metro los pasajeros suelen hacer varias cosas. Por un lado está el que ve que su parada se acerca pero hasta que no han abierto las puertas no se levanta de su sitio (dificultando la entrada de muchos). Por otro está el que entra aunque aún no haya salido nadie (dificultando todo tipo de movimiento en el transporte especialmente si está muy lleno). Y por otro los que esperan en la puerta dejando un espacio tan pequeño que solo puede salir una persona a la vez eternizándose el proceso (bueno, hasta que se cansan y entran a mogollón). Y aquí como en tantas otras ocasiones, lo mejor es tomárselo con calma.

Comer

La comida turca es rica y variada. Da igual si te gusta la carne o el pescado, lo tendrás algo más difícil si eres vegetariano pero encontrarás lugares donde comer. Pero es tal la obsesión por comer… Carne, carne, carne… Berenjena, berenjena, berenjena… Dulce, dulce, dulce… Nosotros no nos quejamos, aunque ir a un restaurante tradicional turco implique no poder desayunar al día siguiente porque aún seguimos llenos (literalmente). Pero cometerás un error al no probarlo todo.

Ayran

Esta bebida espesa y amarga está hecha a base de leche de oveja, sal y a veces ajo en polvo y menta, pero parece yogur líquido. Se sirve frío y se toma en las comidas. Es originario de Turquía, aunque algunos otros países también han reclamado su creación. Los turcos lo beben en cada comida y son tan aficionados a ella como lo son al té. Siempre puedes encontrarlo embotellado aunque si está hecho de manera tradicional está mucho mejor.

La sonrisa turca

Los turcos querrán oír tus historias, y compartir las suyas contigo, hacerte preguntas… el único problema es el idioma. Si no hablas turco puede ser un poco más difícil pero los turcos harán un esfuerzo (en turco) para hablar contigo de todas maneras. Si bien esto puede ser frustrante a veces, especialmente cuando necesitas que algo esté hecho o tienes prisa, pero te encontrarás a ti mismo al final sonriendo tras todos estos encuentros. Y la sonrisa… Siempre y cuando tengas una sonrisa todo estará bien. Porque, ya sabes…Turks will love to hear your stories, share theirs with you, ask you lots of questions… “Nunca estás totalmente preparado/a sin una sonrisa en la cara”

¿Crees que nos dejamos alguna útil para el Manual del buen turco? ¿Qué cosas incluirías tú en el Manual del buen…?

Si quieres ver todas las fotos de Turquía están aquí también puedes ver otros rincones del país desde nuestra sección de Turquía

 

manual-del-buen-turco
Si te gustó, Pinéalo!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s