Bergen, tierra de fiordos y mucho más

Bergen, la ciudad de la lluvia y de los fiordos noruegos es la segunda ciudad del país tras Oslo y ofrece un sinfín de actividades para disfrutar de la naturaleza. Perfecta para una escapada de unos cuantos días.

Es una ciudad pequeña y su centro histórico es fácil de recorrer. Lo primero que recomendamos es una visita rápida a la oficina de turismo situada en el Mercado de Pescado que hay en el puerto. Desde la oficina puedes reservar las excursiones a los fiordos, ofrecen distintos recorridos desde una hora en barco hasta excursiones de un día entero que combinan barco, bus y tren.

Para alojarse, hay un buen numero de hoteles, algún youth hostel y muchas casas y habitaciones. Tuvimos la suerte de alojarnos en una casita en el centro con unas vistas del puerto difíciles de superar.

Dedica al menos medio día a visitar el centro histórico, pasea por el puerto y disfruta de las casas de colores que se utilizaban como almacén de pescado y lugar de secado. También puedes visitar el museo de la ciudad, pasando por el acuario o el museo de arte KODE.

Una parada obligatoria, cara pero obligatoria, es comer o cenar en el Mercado de Pescado. Pescado y marisco fresco preparado de forma sencilla pero exquisita.

Es hora de hacer un poco de ejercicio y disfrutar de la naturaleza. Sube a la montañas de Floyen y Ulriken (se puede subir en funicular y teleférico respectivamente) y desde arriba encontraras un montón de rutas para hacer senderismo. Tomate tu tiempo y disfruta de las vistas de la ciudad y las montañas.

Otra parada obligatoria es la la iglesia de madera de Fantoft. Esta a las afueras de la ciudad y deberás coger el tranvía y luego caminar unos veinte minutos hasta llegar al bosque donde se sitúa esta iglesia de madera tallada y que mezcla la mitología nórdica con la cristianización del momento. Cuentan los locales que se siente la energía de todos los ritos y conjuros hechos en la iglesia y sus alrededores. Compruébalo tu mismo, encuentra un buen lugar donde sentarte y disfruta del silencio y misticismo que envuelve el bosque.

Y dejamos para el final “la joya de la corona”: los Fiordos.

Uno de los cruceros recomendados es el que recorre el fiordo de Hardanger. La  excursión dura unas 9 horas, empieza con una ruta en tren hasta Voss, de ahí una guagua (autobús) hasta Gudvangen donde, por fin, subes a bordo de un barco durante un par de horas admirando las vistas hasta  Flam, un pueblo pequeño con mucho encanto. Una ruta pequeña e inclinada más en tren hasta Myrdal y otro tren de regreso al punto de partida.

Una opción más barata  y corta que el recorrido anterior, es el crucero de 3 horas hasta Mostraumen. Ambas excursiones son muy diferentes, una puede ser más impresionante en algunos aspectos que la otra, pero ninguna podría sustituir a la otra. La primera es mágica, los pueblos entre las montañas impresionan… La segunda acaba en un estrecho espectacular, no te quedes sin probar el agua recogida del deshielo.

Nuestra recomendación: si tienes tiempo y presupuesto haz las dos.

¿Cuál fue tu experiencia en los fiordos?

 

cooking
Si te gustó, Pinéalo!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s